martes, 10 de abril de 2012

Mis sueños y yo

Como bien dije en una de las entradas de ayer, raro era si me quedaba a todas las clases, pues bien... resulta que NO HE IDO a ninguna... no no no. Me encuentro cada vez peor y sobretodo, os cuento el por qué.
Mis sueños o pesadillas (me ocurre desde pequeña) son muy MUY reales... Ya más adelante (o cuando tenga ganas) os contaré algunos de mis sueños de cuando era pequeña, pero hoy os voy a contar el sueño que os debo del otro día y el de anoche...
El sueño del otro día:
Como bien sabéis, hace poco hizo 2 años que mi pequeña Shiva se nos fue, pues soñé que estábamos en casa, como siempre, mis padres, la abuela, alex y yo pero había alguien más, no se... Era como un fontanero o yo que sé. Pero tampoco estábamos en mi casa, era otra casa diferente.
Cuando se iba a ir el fontanero o lo que fuese, decía mi madre que había algo más, Alex y yo la miramos algo raros porque no sabíamos que decía y de repente, aparecía el señor ese, con un conejo (nada parecido a Shiva, mas bien parecido al conejo que sale en Garfield 2, el marrón ese) y me le daba, le cogía en brazos y yo me ponía a llorar.
Y ahí se termina ese sueño... Ahora os cuento el de anoche:
Iba a clase, pero no era el centro donde voy ahora, sino uno diferente, más raro... Al subir por la cuesta, me encontraba con Paula (una chica con la que he ido a clase desde 1º de la ESO hasta 4º de la ESO) e íbamos juntas a clase. Al subir, entrábamos al aula de informática (cosa que hasta este trimestre no doy) y no era el profesor de siempre, era uno mas viejo, con el pelo blanco...
Al sentarnos, me decía Paula que me había sentado en su sitio, yo me echaba un pupitre más a la izquierda y de repente entraba un chico (no se quien es) y nos hacía movernos un sitio más a la izquierda por lo mismo, porque estaba Paula en su sitio.
Al terminar la clase, ella y yo nos íbamos como a un descampado y cogíamos cosas del suelo, buscábamos algo de valor, pero no había una mierda. Yo estaba atada a una cuerda (como en el gran prix, lo recordáis?) y ella me decía hacia donde tenía que ir. Cuando ya estaba apunto de coger algo (no recuerdo el que) aparecían unos chavales de la zona y se quedaban mirando. Se rompió la cuerda que me agarraba y me ostié de morros contra un coche, pero me levantaba e iba a buscar lo que se suponía que iba a coger. Al verlo los chavales, entraban también al descampado para cogerlo y nos amenazaban con que todo era suyo. Yo encontraba un montón de dinero, uno de ellos se acercó a mi diciéndome que se lo diera todo, pero cabezota de mi, seguía cogiendo mas y mas. El chico, me amenazó con un cuchillo pero yo seguía, hasta que con el cuchillo atravesó la lona del suelo (WTF?) y me cortó la zona superior de los dedos del pie derecho y me clavó el dedo gordo en el cuello para que me quedara quieta. Bien, hasta aquí el sueño, ahora os cuento cómo me he despertado:
No me podía mover, con dolor en el cuello donde el chico me había puesto el dedo gordo (vamos, que no podía mover el cuello) tampoco los brazos y en el pie, a la hora de ponerme la media (ya que me la tengo que poner por el esguince) tenía una herida donde el chico en el sueño me rajó con el cuchillo...


¿Qué opináis?

3 comentarios:

  1. ufff tus sueños son bien raros, a mi también me pasa, sueño que estoy en mi casa pero en verdad no es, es otra diferente jaja

    ResponderEliminar
  2. son raros tus sueños, eso de que amaneces con las heridas de los sueños pero bueno, quien sabe no??

    ResponderEliminar
  3. Mmm extraño el sueño, pero interesante experiencia onírica compañera...lindo día, un placer leerte y saber de ti, mil besos y abrazos, éxito con todo, nena!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!